¿Has escuchado acerca del delito de violencia familiar?, te comentamos que éste es un delito grave que afecta a millones de personas en todo el mundo. Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre 2015 y 2021 se registraron 1,450,876 casos de violencia familiar, lo que representa una tasa de 165 delitos por cada 100 mil habitantes.

Pero, en particular, cuando hay menores de edad presentes durante estos episodios de delito de violencia familiar, las consecuencias pueden ser especialmente devastadoras.

Primero te comentamos que el delito de violencia familiar se refiere a cualquier forma de maltrato físico, psicológico o sexual que ocurra dentro del ámbito familiar. Cuando hay menores de edad presentes durante estas situaciones de violencia, las consecuencias a nivel legal pueden ser aún más complicadas debido al impacto psicológico y emocional que sufre el niño o adolescente. Los menores son especialmente vulnerables y su bienestar debe ser protegido.

Es importante destacar que el delito de violencia familiar no solo afecta a la víctima directa, sino también a los testigos, en este caso, los menores. Los niños que presencian la violencia en el hogar pueden experimentar traumas duraderos que afectan como ya comentamos, su desarrollo emocional y psicológico. Por lo tanto, es fundamental tomar medidas legales para proteger a los menores expuestos a la violencia familiar.

Delito de violencia familiar y su impacto en la presencia de menores

Cuando un delito de violencia doméstica ocurre en presencia de menores, las consecuencias legales pueden ser particularmente complejas y variadas. La ley reconoce la necesidad de proteger a los menores y garantizar su bienestar en estas situaciones. Por lo tanto, existen disposiciones legales específicas que abordan la violencia familiar en relación con los menores.

La violencia familiar está tipificada en el Código Penal Federal y en los códigos penales de las entidades federativas de México. La legislación establece que la violencia familiar no solo incluye la violencia física, sino también la psicológica, emocional, económica y patrimonial. Cuando esta violencia ocurre frente a menores de edad, la situación se agrava y puede llevar a sanciones más estrictas.

El Código Penal Federal, en su artículo 343 bis, señala que comete el delito de violencia familiar quien realice actos de violencia física o psicoemocional en contra de cualquier miembro de la familia. Si estos actos son presenciados por menores de edad, las penas pueden incrementarse, considerando el daño adicional causado a los menores.

En México, el delito de delito de violencia familiar, se considera un delito penal. Esto significa que el agresor puede enfrentar cargos penales y ser llevado ante la justicia, en done las penas por el delito de violencia familia, pueden incluir multas, períodos de prisión y órdenes de restricción.

Consecuencias legales para el agresor del delito de violencia familiar

El agresor del delito de violencia familiar que involucra a menores puede enfrentar graves consecuencias legales. Dependiendo de la gravedad del delito, el agresor puede ser acusado de diversos delitos, como violencia doméstica, abuso infantil o violencia de género. Estos delitos pueden ser castigados con penas de prisión, multas y programas de rehabilitación. Revisemos algunas de las consecuencias:

  • Incremento de penas: La presencia de menores de edad durante actos de violencia familiar es un factor agravante. Esto significa que las penas establecidas para este delito pueden ser aumentadas. En algunos estados, las sanciones pueden ser hasta de cinco a diez años de prisión.
  • Pérdida de la Patria Potestad: En casos graves, el agresor puede perder la patria potestad de sus hijos. La patria potestad es el conjunto de derechos y deberes que los padres tienen sobre sus hijos menores, y perderla implica la incapacidad de tomar decisiones legales y administrativas sobre ellos.
  • Orden de protección: Las autoridades pueden emitir órdenes de protección inmediatas para salvaguardar la seguridad de los menores y la víctima. Estas órdenes pueden incluir la prohibición de acercarse al domicilio, lugar de trabajo o escuela de la víctima, así como cualquier otro lugar que frecuenten.
  • Tratamiento obligatorio: El agresor puede ser obligado a someterse a tratamientos psicológicos y programas de reeducación para la erradicación de la violencia familiar.
  • Reparación del daño: Además de las penas de prisión, el agresor puede ser obligado a cubrir una indemnización económica por los daños y perjuicios causados, incluyendo los costos de tratamiento psicológico para los menores afectados.

Consecuencias legales para la víctima del delito de violencia familiar

La víctima del delito de violencia familiar, también puede tener derechos legales y protecciones disponibles, puede buscar órdenes de protección o restricción contra el agresor. Estas órdenes pueden prohibir al agresor acercarse o comunicarse con la víctima y los menores, y pueden imponer sanciones legales si se viola la orden.

Además, la víctima puede tener derecho a recibir compensación por los daños y perjuicios sufridos como resultado de la violencia doméstica. Esto puede incluir el reembolso de gastos médicos, terapia psicológica, pérdida de ingresos y otros costos asociados. Es importante consultar a un abogado especializado en el delito de violencia familiar para conocer los derechos y las opciones legales disponibles.

Protección legal para menores expuestos al delito de violencia familiar

La protección de los menores expuestos a la violencia doméstica es una prioridad legal y social. La ley reconoce que los niños son especialmente vulnerables y requieren protección y apoyo adecuados. Por lo tanto, existen medidas legales específicas destinadas a proteger a los menores en estas situaciones.

  • Intervención de servicios de protección.  Una de las medidas más comunes es la emisión de órdenes de protección o restricción que prohíben al agresor acercarse o comunicarse con los menores. Estas órdenes pueden ser emitidas por un tribunal y su violación puede resultar en sanciones legales. Además, se pueden tomar medidas para garantizar la seguridad física y emocional de los menores, como la asignación de un tutor legal.
  • Asistencia Psicológica. Los menores tienen derecho a recibir apoyo psicológico para mitigar los efectos de la violencia presenciada. Este apoyo es crucial para ayudarles a superar el trauma y evitar consecuencias a largo plazo en su desarrollo emocional y psicológico.
  • Educación y sensibilización. Las escuelas y organizaciones comunitarias juegan un papel importante en la identificación y reporte de casos de violencia familiar. Programas de sensibilización y educación pueden ayudar a prevenir la violencia y apoyar a los menores que han sido testigos de ella.

Rol de las autoridades y el sistema judicial en la protección de menores

Las autoridades y nuestro sistema judicial juegan un papel fundamental en la protección de los menores expuestos al delito de violencia familiar. Es responsabilidad de las autoridades investigar los casos de violencia familiar y tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los menores. Esto puede incluir la intervención de la policía, la emisión de órdenes de protección y la coordinación con otros servicios de apoyo.

El sistema judicial también desempeña un papel importante al procesar los casos de delito de violencia familiar y garantizar que se haga justicia. Los jueces pueden emitir órdenes de protección, dictar sentencias y tomar decisiones sobre la custodia de los menores.

Si eres una persona que ha experimentado o presenciado el delito de violencia familiar con menores presentes, es importante que conozcas tus derechos y busques asesoramiento legal adecuado. Existen recursos legales y organizaciones especializadas en violencia familiar que pueden brindarte apoyo y orientación.

Como podemos ver, el delito de violencia familiar es muy grave y lamentablemente afecta a millones de personas en todo el mundo. Cuando los menores están presentes durante estos episodios de violencia, las consecuencias pueden ser especialmente devastadoras. Es fundamental tomar medidas legales para proteger a los menores expuestos a al delito de violencia familiar y garantizar su bienestar físico y emocional.

La ley reconoce la necesidad de proteger a los menores y establece consecuencias legales tanto para el agresor como para la víctima. Además, se han implementado medidas de protección y apoyo para los menores afectados. Sin embargo, es importante seguir trabajando en la prevención de la violencia familiar y en la sensibilización sobre sus impactos en los menores.

Si has presenciado o experimentado el delito de violencia familiar, recuerda que no estás solo y que hay recursos y apoyo disponibles. No dudes en buscar ayuda y asesoramiento legal para conocer tus derechos y tomar las medidas necesarias para tu protección y la de los menores afectados.